Ricardo Vargas


La frontera sur, comercio del siglo XXI.
agosto 10, 2010, 4:56 pm
Filed under: General

El contrabando de productos básicos en Frontera Talismán es una constante. Todo tipo de alimentos como refrescos y galletas van y vienen. Las frutas y verduras se “importan” sin ninguna inspección. La gasolina y la harina de maíz salen de Chiapas por caminos de extravío sobre el río y el puente internacional que separa a México de Guatemala. Nada ni nadie lo detiene.

Las autoridades aduanales aseguran desconocer el asunto. Cuando los reporteros se presentan son interceptados y advertidos que no pueden tomar fotografías ni realizar filmaciones. “Está prohibido; es por orden de Aduanas”, dicen los policías que van de un lado a otro, cuidando… la frontera.

En la Aduana de Frontera Talismán, los funcionarios se niegan a hablar. Para los comerciantes de la zona esa prohibición es el justificante para que no se documente el tráfico en el paso internacional. Los “cargadores”, conocidos por el personal aduanal y policiaco, se pasean, se saludan… pagan las “cuotas” para cruzar el río Suchiate.

El edil de Tuxtla Chico, Oswaldo García, reconoce la problemática, pero argumenta limitación de facultades para actuar. Lanza “la bolita” a la Federación y al estado, porque la policía local “ni armas tiene”.

“Es un problema serio que debemos atender en México y Guatemala, con operativos coordinados; hacer algo para transitar hacia la legalidad”, sostienen funcionarios de ambas naciones.

Trabajar mucho, piden, para generar desarrollo social, salud, educación, empleo y seguridad en la frontera. “Sólo de esa manera se podrá combatir el contrabando”.

La práctica no sólo se presenta en la división entre Talismán y Suchiate, también se repite en Carmen Xhan, Ciudad Cuauhtémoc, Nuevo Orizaba y Benemérito de las América. Incluso por cientos de caminos de extravío que existen en la línea fronteriza.

Mientras las autoridades se “hacen de la vista gorda”, el contrabando sigue sin parar y a cualquier hora del día.

Anuncios