Ricardo Vargas


Fraude en la aduana de Veracruz
octubre 26, 2010, 2:27 pm
Filed under: Aduanas

La comunicación proviene de Francisco Javier Garzón, el nuevo Consejero Económico y Comercial de la Embajada de España en México. Es una búsqueda de información sobre “posibles irregularidades en el pago del IVA en la Aduana de Veracruz”.

Víctimas de estas irregularidades podrían ser, por supuesto, compañías importadoras establecidas en aquella nación. Pero la alerta, difundida originalmente por la delegación de la Unión Europea en México, se extiende a empresas de todo el viejo continente a las que habrían defraudado agentes aduanales basados en el puerto jarocho.

Dice la comunicación, en partes esenciales: “Se han presentado casos en que empresas europeas han pagado sus facturas de IVA a través de agentes aduanales y al parecer éstos les han falsificado los documentos y pagado un monto menor de IVA. De esa manera, se le ha generado una “deuda” fiscal a la empresa con el SAT. Por tener sólo las copias de los recibos de pago originales, la empresa no está en posibilidad de darse cuenta que la diferencia entre la factura original y la falsa no fue depositada en las cuentas del SAT.

“Es posible que este fenómeno exista ya desde hace varios años y, por lo tanto, los montos pueden ser importantes. El riesgo inminente para las empresas (afectadas pero no necesariamente enteradas) es que puedan ser sujetas a una revisión por parte del SAT y en ese caso se vean forzadas a pagar su ‘adeudo’, el cual puede llegar a representar sumas significativas”.

Esta alerta no alude a las víctimas de los fraudes ni a los responsables de los mismos. Más bien, es una advertencia para las empresas europeas, sobre un problema que puede llegar a tener consecuencias económicas muy serias si no se detecta a tiempo. Para las afectadas, ya se busca una “solución conjunta” a través de las legaciones europeas, que -eso sí- se alistan para manejar una crisis que puede superar los cálculos formulados por las autoridades mexicanas.

¿Cuántas empresas hay afectadas? ¿Cuántas más acudirán a reportar su caso a sus embajadas? A saber. En Veracruz está la primera aduana marítima y la tercera, a nivel nacional, tan sólo después de Nuevo Laredo y Tijuana. El 75% de las unidades automotrices que se importan entra por este puerto, lo mismo que 30% de la carga a granel, 47% de los productos agrícolas y 38% de los contenedores que llegan a México. Algunas de las empresas que utilizan el puerto de Veracruz como canal de distribución para la exportación son: Volks­wagen, Mabe de México, Procter and Gamble, Daimler Crhysler de México, Pemex, Cervecería Modelo y Tamsa, entre muchas otras.

Asimismo, el puerto de Veracruz cuenta con 10 almacenes operados por particulares, los llamados “recintos fiscalizados”. Éstos son: CICE, CVT, OPG, TCE, Alsur, TMM, Golmex, Astro, Vopak e Icave, este último maneja 75% de las mercancías que entran al puerto de Veracruz.

La información disponible sólo permite establecer que la mayoría ha solicitado confidencialidad a las autoridades mexicanas. En el caso de los agentes aduanales defraudadores tampoco se conoce más información, salvo que hay una investigación en curso, en torno de que varios de ellos detentan patentes sin contar con título universitario.

En cualquier caso, los interesados deberán revisar sus estados fiscales, desde el 2005. Si hubiera discrepancias significativas se les recomienda solicitar copias certificadas de las facturas que tenga el SAT en sus archivos y mientras tanto les invita a considerar la opción de pagar el IVA de sus mercancías directamente al fisco mexicano, lo que podrían hacer directamente en la ventanilla de una sucursal de Banamex.

EFECTOS SECUNDARIOS

RECOMPENSA. Todavía antier, en algunos periódicos de provincia, apareció un desplegado a plana entera del gobierno federal, mediante el cual se ofrece una recompensa “de hasta 10 millones de pesos” a quien proporcione información fidedigna que permita la localización del administrador general de la Aduana Marítima de Veracruz, Francisco Serrano Aramoni, quien fue secuestrado por un comando armado hace 15 meses. De tez morena, barba de candado, cejas pobladas, complexión media, 1.82 metros de estatura, el funcionario fue privado de su libertad la noche del 1 de junio del 2009. Aproximadamente a las 9:42 de la noche de ese lunes sufrió un percance después de haber salido de su oficina, en el recinto portuario, a bordo de una camioneta Jeep Liberty color plata, modelo 2003, matrícula XAY 1447.

CREDITO: Alberto Aguirre M.

Anuncios